Biodanza con niños

Una nueva forma de entender la relación hijos y alumnos por parte de los padres y profesores se hace necesaria en la sociedad en la que vivimos, con el fin de evitar situaciones como el fracaso escolar, la violencia infantil y de género, la ansiedad, y lograr una mayor integración social, personal y sobre todo una urgente educación emocional, para desarrollar individuos sanos y maduros, mediante el pleno desarrollo de sus potenciales genéticos.

La propuesta de Biodanza con niños es educar en el sentido etimológico de la palabra, es decir, sacar de dentro las capacidades humanas que cada niño o joven llevan dentro, y que en la mayoría de los casos quedan reprimidas por la cultura, la instrucción recibida y los patrones adquiridos desde la más tierna infancia, y que como es sabido, son el origen de las neurosis y patologías actuales. (Eric Berne).

La Biodanza con niños abarca desde prenatal hasta los 16 años y responde a un interés creciente de los padres por ser conscientes de los cambios que entraña traer un hijo al mundo y la responsabilidad de su educación; así como la de los educadores, por conocer las necesidades e intereses de los niños y su repercusión al llegar a la edad adulta.

La biodanza para niños sirve de guía a padres, educadores y profesores de biodanza a la hora de tratar a los niños y jóvenes, de elaborar propuestas motrices y emocionales adecuadas a su nivel de desarrollo en cualquier ámbito: colegios, centros de integración, asociaciones, en el propio hogar, como preparación para traer niños al mundo, con el fin de complementar las propuestas educativas que se ofrecen en la familia y en las aulas.

Si los padres y educadores respetan y potencian las actitudes que emergen en cada etapa del desarrollo a nivel corporal, emocional y mental los niños crecerán íntegros y saludables. Estos niños se convertirán en adultos con valores humanos, capaces de afrontar y superar las vicisitudes con coraje para alcanzar sus objetivos y realizar los cambios para lograr una sociedad más justa, consciente y solidaria.

La biodanza con niños se trabaja con franjas de edad muy precisas debido a las características tan singulares de cada una de ellas. Esto supone un reto y un conocimiento profundo por parte del profesor de biodanza de las características psicomotrices de cada franja de edad, de la música de biodanza para niños y de los ejercicios de biodanza para niños de cada edad.

Biodanza con niños de Prenatal

Esta franja de edad comprende de los 0 a los 9 meses de vida y es clave para la formación de la futura personalidad del niño. Se divide en 6 etapas, cada una de las cuales tiene ejercicios de biodanza para niños correspondientes a cada etapa del desarrollo embrionario: pre–concepción, concepción, post-concepción, activación, pre-nacimiento, nacimiento y compromiso con la vida.

En cada una de estas etapas se construye los diferentes rasgos de la personalidad del ser humano; de modo que los ejercicios deberán estar elegidos en relación a cada uno de los rasgos de personalidad que se estén formando. El objetivo será fortalecer la identidad del niño, que a su vez fortalecerla la personalidad de los padres y la relación entre ellos y su hijo.

Los ejercicios de biodanza prenatal irán dirigidos a los padres, que al entrar en vivencia transmitirán los estados de ánimo asociados a cada ejercicio a su hijo, con el fin de ayudarle en su desarrollo corporal, emocional, mental y espiritual para afrontar la vida con éxito.

Biodanza con niños de infantil

La biodanza con niños en edad infantil se organiza también en diferentes etapas. Los tiempos ofrecidos están referidos a partir del momento del nacimiento.
Biodanza con niños de 0 a 12 meses. En esta etapa el profesor de biodanza deberá primar el contacto amoroso de sus padres con el niño, facilitar al pequeño la exploración, estimular los reflejos automáticos, favorecer los juegos y las protovivencias con músicas de biodanza para niños de esta edad.

Biodanza con niños de 1 a 2 años. En esta edad el profesor de biodanza favorecerá con ejercicios de biodanza la independencia, la autoestima, la seguridad, losmvínculos, al desplazamiento, el lenguaje, la expresión, la socialización del niño y su autonomía con las protovivencias de vitalidad, creatividad, afectividad, sexualidad y trascendencia.

Otras franjas de edad dentro de la biodanza infantil son las que van de los 2 a los 3 años y de los 4 a los 6 años. En estas edades el profesor deberá tener en cuenta el desarrollo neurológico, cognoscitivo, psicomotor, artístico, lingüístico o socio-afectivo para seleccionar los ejercicios y las músicas de biodanza para estas edades.

Biodanza con niños de primaria

Esta etapa que abarca de los 6 a los 12 años precisa también un tratamiento específico por franjas de edad: de 6 a 7 años, de 7 a 8 años y así, respectivamente hasta los 12 años. Es necesario llevar la biodanza a los niños con ejercicios y músicas de biodanza para niños de estas edades y no llevar la biodanza de los adultos a los niños con la que no se identifican y tampoco se respeta su psicomotricidad.

En estas franjas de edad es necesario trabajar la biodanza con cuentos propios de cada edad. Los cuentos deberán incluir personajes que recojan y transformen las debilidades de carácter para transformarlas en actitudes constructivas. Estas debilidades podrán ser descubiertas con la ayuda de padres y tutores.

Como ya sabemos, será necesario escoger los ejercicios de biodanza y las músicas de biodanza acordes a cada edad, teniendo en cuenta el desarrollo integral de cada una de ellas.

Es importante que los niños de estas edades disfruten a través de los “cuentos biodanzados” de su psicomotricidad, del dar y recibir afecto, de la amistad, la solidaridad, de la incorporación de sus iniciativas creativas o del respeto por los compañeros y de las normas de la sesión de biodanza como forma de trabajar la autodisciplina.

Biodanza con niños de secundaria

Esta etapa abarca de los 12 a los 16 años. En ella el profesor de biodanza deberá desarrollar las cualidades físicas básicas y las destrezas motrices con los ejercicios de biodanza de la línea de la vitalidad; también deberá trabajar la valoración, la aceptación de sí mismos con sus cambios corporales y la pertenencia al grupo de iguales mediante ejercicios de biodanza de la línea de la afectividad; las cualidades masculinas y femeninas habrán de ser potenciadas con ejercicios de biodanza que desarrollan estas cualidades y lo más importante, deberá de enseñarles a gestionar sus emociones con el proceso simplificado de sanación del niño interior de biodanza.

Javier de la Sen Profesor Didacta de Biodanza    

Javier de la SenBiodanza con niños

La Música de Biodanza

Todas las culturas humanas tienen sus propias manifestaciones musicales. Las manifestaciones musicales de cada pueblo hacen referencia a sus raíces culturales, a sus costumbres, a sus modos de ver y entender la vida; y lo más importante, al estado de ánimo que impera en sus vidas y que les conecta con su identidad nacional, regional, grupal y personal. Así lo ponen de manifiesto la música celta irlandesa, la samba brasileña, el jazz estadounidense, el mbalax africano, el tango argentino, el fado portugués y un sinfín de estilos musicales más de carácter regional como el flamenco andaluz, el chotis madrileño, la jota aragonesa, la isa canaria o la sardana catalana.  

No tiene la misma intención la música que se escucha en una celebración religiosa, ni la que se escucha en un anuncio publicitario, en una marcha militar, en una campaña política o la que se baila en una discoteca. Cada música tiene sus propios fines y éstos influyen directamente en la psique del ser humano, que, a su vez, impactan en su estado de ánimo y en las actitudes que expresa ante las situaciones de su vida.

Rolando Toro creador de la biodanza, siendo consciente de cómo los diferentes estilos musicales influían en la psique del ser humano, integró el movimiento orgánico y más de 2.500 temas musicales pertenecientes a diferentes estilos para conformar la música de biodanza.

La música de biodanza se organiza en cinco líneas de vivencia o potenciales. Las cinco líneas de vivencia en las que se organiza todo la música de biodanza son la línea de la vitalidad, la creatividad, la sexualidad, la afectividad y la trascendencia.

Biodanza y música orgánica

La música integrativa u orgánica es el eje vertebral de la música de biodanza. La música orgánica  es aquella que permite la expresión auténtica y coherente de las emociones y sentimientos en el ser humano, aquella que le permite conectar y expresar abiertamente su vitalidad, su creatividad, la sexualidad, la afectividad y la trascendencia. La música de biodanza además debe promover de un modo natural los movimientos corporales que inducen al ser humano a expresar los potenciales indicados.

La música en biodanza no es la misma para niños que para adultos, dadas las enormes diferencias de psicomotricidad que existen entre ambos. Por tanto, no se trata de exponer a los niños a los mismos temas musicales a los que expondríamos a los adultos. La música de biodanza para niños debe de reunir unas peculiaridades distintas a la de los adultos para que los más pequeños puedan entrar plenamente en la experiencia de biodanza. La música de biodanza para niños debe tener en cuenta las características psicomotrices de éstos, por lo que es necesario tener en cuenta las diferentes franjas de edad del desarrollo psicomotor entre los niños. Estas diferencias están relacionadas con la movilidad, flexibilidad, equilibrio, fuerza o velocidad.

Las 7 características de la música de biodanza

Las características de la música utilizada en biodanza aportan dinamismo y autenticidad. La música utilizada en biodanza debe ser:

Alegre. Los temas musicales alegres, con brío y acentos bien definidos, como los del pop rock, la música africana, o la música brasileña alegre, marcan el comienzo de las clases de biodanza. Estos temas son utilizados en los ejercicios de biodanza del potencial vital que, además, desarrollan las cualidades masculinas.

Variopinta. Los temas musicales cuya secuencia musical varía o tiene inflexiones a lo largo de su duración son utilizadas para los ejercicios de biodanza del potencial creativo. Estos temas deben también transmitir alegría.

Melódica. La música melódica es utilizada sobre todo para los ejercicios de biodanza del potencial afectivo. Entre esta música de biodanza encontramos el pop melódico, la música brasileña suave o la música clásica. Este tipo de música desarrolla las cualidades femeninas.

Sensual. Los temas musicales que fomentan la sensualidad como el jazz melódico, el blues o el tango son empleados en los ejercicios de biodanza del potencial de la sexualidad. Estos temas fomentan la sensualidad y el erotismo.

Trascendente. Esta música está compuesta por temas de estilo new age o música celta. Estos estilos desarrollan el potencial de la trascendencia que permite a las personas conectarse con su parte más espiritual.

Criterios para seleccionar la música de biodanza

La música de biodanza no está escogida al azar, ni tampoco obedece al gusto que tengamos por un autor u otro en un momento dado. La música de biodanza sigue una selección minuciosa basada en la experiencia y madurez del profesor que imparte las clases de biodanza. Los temas musicales seleccionados obedecen a criterios de semántica musical, coherencia e integración. Además, es fundamental conocer cómo el significado vivencial de la música repercute en el ser humano.

La música de biodanza se selecciona en función de los principios de semántica musical, integración y coherencia para que produzca los efectos y los beneficios deseados en cada uno de los más de 400 ejercicios que conforman Biodanza.

La música de biodanza debe guardar una coherencia entre lo que nos transmiten los elementos que constituyen el tema musical y lo que queremos trabajar desde nuestra dimensión corporal, emocional, mental y espiritual. Cada música nos motiva a movernos y a expresarnos de una determinada manera. Por ello, el profesor debe comprender la repercusión del compás, del ritmo, de la melodía, de los instrumentos utilizados, de los silencios, del mensaje, del volumen o de la armonía de los temas que escoja.

Javier de la SenLa Música de Biodanza

Biodanza y sexualidad

Desde que en 1965 Rolando Toro ofreciera al mundo la Biodanza y llegáramos a acuñar en nuestros días que verdaderamente biodanza es la danza de la vida han pasado más de 50 años. A lo  largo de estos años Biodanza se ha extendido por muchas ciudades de España y del mundo. Hoy tenemos biodanza en Madrid, Biodanza en Barcelona, Biodanza en las Palmas, en Sevilla, en Oviedo, en Donostia, biodanza en Valladolid, en Tenerife y en otras partes del mundo como en Hamburg, Edinburgh San Francisco, Japón o Sudáfrica; pero sin lugar a dudas, donde más adeptos tiene biodanza Rolando Toro en España son en las escuelas de biodanza de Madrid, las de Biodanza en Barcelona y las escuelas de biodanza en Valencia.

Biodanza se ha extendido por muchas partes del mundo con gran éxito y rapidez, por las características de los ejercicios de biodanza y las músicas de biodanza que permite al ser humano desarrollar sus potenciales más humanos y su verdadera identidad.

Son las líneas de vivencia de biodanza de la creatividad, la vitalidad, la sexualidad, la afectividad y la trascendencia, las que permiten a las personas experimentar vivencias inolvidables y tansformadoras en las clases de biodanza. Sin embargo, es la línea de la sexualidad la línea estrella de esta disciplina.

La línea de la sexualidad y biodanza

No es casual que la sexualidad sea una de las líneas de vivencia de biodanza más deseada y no es casual, pues como afirma el Tao la sexualidad es la fuente de la vida, la fusión de los dos principios que rigen la misma, el principio yin o femenino y el principio yang o masculino. Ambos principios son las dos fuerzas que mueven la naturaleza, de esto sabe mucho biodanza la danza de la vida.

La línea de biodanza de la sexualidad es la línea más esperada y al mismo tiempo la peor vista por la cultura, y no es de extrañar, por cuanto el sexo siempre ha sido mal entendido por la sociedad. Nada tiene que ver el sexo con la línea de biodanza de la sexualidad. Quienes miran a la sexualidad como un tema tabú, cometen un grave error, pues esa creencia les aleja de su verdadera identidad, que como vamos a ver aporta muchos beneficios a la sociedad.

Ha de quedar dicho que en las clases de biodanza no se trabaja la genitalidad y menos aún el sexo mal entendido. Biodanza trabaja cuatro pilares fundamentales en la línea de la sexualidad: la acción de los sexos, es decir, la expresión de las cualidades masculinas y femeninas que deben integrar ambos sexos, la sensualidad, el erotismo y la fusión de los mismos, tal y como propuso el creador de biodanza Rolando Toro.
Es necesario entender estos cuatro pilares de la línea de la sexualidad de biodanza para entender porque biodanza sigue apostando después de 50 años por trabajar la sexualidad a pesar del pudor, el temor y la ignorancia de una gran parte de la sociedad hacia el sexo.

Biodanza expresa mediante ejercicios muy variados el modo de actuar de lo masculino y de lo femenino, cualidades que deberían manejar por igual el hombre y la mujer. Como vamos a ver en estas líneas ss necesario que ambos sexos aprendan a gestionar y expresar las cualidades masculinas y femeninas para su bienestar, para que puedan alcanzar los objetivos de su vida sin esfuerzo, y mantener sanas relaciones interpersonales.

La Acción de los Sexos en biodanza: primer pilar de la línea de la sexualidad

La biodanza tiene en el primer pilar de su línea de la sexualidad, la acción de los sexos como lo denominó Rolando Toro, la clave para las sanas relaciones humanas, el logro de los objetivos y el bienestar de las personas. Con esta afirmación no nos referimos a las relaciones íntimas, sino a las relaciones normales y corrientes entre las personas.Para que las relaciones interpersonales sean óptimas y eficaces han de ser constructivas, generadoras de vida y calidez, del mismo modo que el polo positivo (yang) y el polo negativo (yin) de la luz al integrarse en una bombilla producen luz, al hacer lo mismo en un calefactor generan calor o al integrarse en un coche eléctrico generan confort, bienestar y avance.

El ser humano –hombre y mujer- como parte inseparable de la Naturaleza que es tiene que comprender e integrar en si mismo mediante el movimiento y la música su polo masculino y su polo femenino con el fin de complementarse, y esta es la labor que realiza Biodanza desde el primero de sus pilares.

Por este motivo, en las clases de biodanza se practican ejercicios de biodanza con músicas de biodanza precisas que desarrollan el lado masculino de ambos sexos como con el «caminar integrado yang», «caminar con vigor», «regulación de la fuerza a dos», «dirigir la propia vida», las capacidades psicomotrices de «enfoque y dirección», “superación», «estructura, límite y disciplina», «empoderamiento», «apertura», «arriesgarse» , «reconocer y asumir la fuerza» y la «expresión de lo masculino». Estos ejercicios desarrollan en el hombre y en la mujer determinación, discernimiento, organización, disciplina, superación, firmeza, fuerza interior, perseverancia, saber cuándo aprovechar el momento, liderar la propia vida y la de los demás, admirar y ser admirado, poner límites claros, protegerse y proteger y no callarse las cosas cuando es necesario.

En las mismas clases de biodanza también se practican ejercicios de biodanza con otras músicas de biodanza más suaves que desarrollan el lado femenino de ambos sexos como con el “caminar con soltura”, “caminar integrado yin”, las capacidades psicomotrices de sensibilidad, levedad, cambio y adaptación, la “expresión de lo femenino”, el “integrativo de coherencia”, la “vinculación melódica” y el “caminar confiado”. Estos otros ejercicios desarrollan en el hombre y en la mujer sensibilidad, delicadeza, integración, coherencia,  conexión y vinculación con uno mismo y con los demás, interiorización, receptividad, entrega, auto-nutrición, saber cómo cuidarse y cuidar, adaptarse a los cambios y dejarse llevar cuando toca la ocasión.

No hemos de olvidar que biodanza es la danza de la vida como dijo Rolando Toro y no tendría sentido practicar estos ejercicios de biodanza ni asistir a las clases de biodanza si después de la sesión no aplicásemos el Ciclo de Kolb, es decir, si no reflexionásemos sobre las vivencias sentidas en las sesiones de biodanza y las aplicásemos en el día a día a las áreas de nuestra vida, para después hablar de los logros conseguidos en el relato de vivencia de la siguiente sesión de biodanza.

La Sensualidad en biodanza: segundo pilar de la línea de la sexualidad

Una vez que los participantes en las clases de biodanza han practicado el primer pilar de la línea d la sexualidad de Biodanza, pueden integrar en mejores condiciones el siguiente pilar de esta línea que es la sensualidad.

La sensualidad para biodanza es la expresión voluptuosa e individual de los aspectos masculinos y femeninos mencionados anteriormente que nos permite conectar con el placer de los sentidos y desarrollar el deseo sexual.

En este orden de cosas las cualidades de lo masculino se insinúan realizando movimientos con determinación, decisión, control, coordinación, superación, firmeza, fuerza interior, osadía, perseverancia, vigilancia, atención, admiración y dejando los límites claros, con contacto y admiración. Po su lado las cualidades femeninas se insinúan realizando movimientos delicados que integran todos los segmentos corporales como si una suave onda recorriera todo la silueta corporal, con movimientos sensibles de caderas, pecho y cuello, acompañado por lentas y dulces caricias con ojos cerrados y labios entreabiertos, en una actitud de entrega absoluta y cambio constante en el movimiento, llevado por las sensaciones internas que le produce la conexión con su cuerpo y la música de biodanza.

El erotismo en biodanza: tercer pilar de la línea de la sexualidad

Para entrar en el erotismo en óptimas condiciones, ser eróticos y no parecerlo, o lo que es lo mismo entregarse al eros y no sobreactuar, sobreactuación que sólo sucede en las clases de biodanza cuyos facilitadores de biodanza no entendieron las cuatro fases que propuso el padre de la biodanza Rolando Toro es necesario que los participantes hayan practicado el primer y el segundo pilar de los que hemos hablado líneas arriba. De este modo, habrán podido sanar una gran parte de sus patrones y creencias culturales limitantes que les impedía la vinculación con otra persona de un modo sensual. Porque a diferencia de la sensualidad que es individual, el erotismo requiere al menos de un segunda persona.

El erotismo para biodanza es la expresión sensual amplificada por la vinculación entre dos o más personas cuyas almas se han entregado a Eros y no han quedado atrapadas por Tánatos. Eros representa el dios de la atracción sexual y del amor, mientras que Tánatos representa el dios de la muerte en la mitología griega.

Es necesario y natural que las personas se vinculen eróticamente del mismo modo que se vinculan por aficiones. En la vinculación íntima experimentada desde el respeto, el  contacto y la caricia reside un alto grado de placer y compromiso que proporciona mayor seguridad, autoestima y bienestar, donde el estrés y cualquier tipo  de tensión queda disuelta, y aumenta la actividad del sistema inmunológico para ganar en salud y armonía.

La fusión de los sexos en biodanza: cuarto pilar de la línea de la sexualidad

Finalmente, si los participantes han practicado adecuadamente los tres pilares anteriores les aguarda el paraíso, el cuarto pilar, la fusión de los sexos. Tiempo atrás se confundió este cuarto pilar de la sexualidad con la creencia de que una vez que las personas se vinculaban eróticamente en la sesión de biodanza disponían de un “tercer tiempo” donde podían encontrarse en la intimidad para acabar de experimentar la vinculación emprendida en la clase de biodanza.

Ahora sabemos que no tiene porque ser así, que hay un no tiempo, un espacio donde dos seres humanos pueden fundirse en lo masculino y en lo femenino, donde dicha polaridad se convierte en una sola, donde de la mano de esa fusión de los sexos la creatividad, la trascendencia, la afectividad y la vitalidad se hacen una sola. Un tiempo de no tiempo, donde estando en la tierra se está en el cielo. Donde queda atrás lo humano y lo divino se hace carne para celebrar la vida. Un espacio donde la vida con mayúsculas se abre paso de entre las sombras para iluminar la existencia del ser humano y recordarle que es un espíritu libre en la materia.

Un espacio imposible de definir, donde las palabras no llegan y el encuentro es poesía en movimiento, dos llamas en una sola y una sola luz en ambas llamas, un solo ser moviéndose a través de dos seres, donde el gozo se hace eterno e infinito sin necesidad de acostarse y al mismo tiempo sin parar de danzar en perfecta integración.

No sé si deberíamos poner lo siguiente Yolanda Morales la profesora que aparece en Referencia de Wikipedia tiene puesto algo similar al final del artículo. Morales Pereira, Yolanda. «El paradigma del principio biocéntrico de la Biodanza». https://yolandamorales.es/el-paradigma-del-principio-biocentrico-de-la-biodanza/.

Practicar biodanza es una de las experiencias más sublimes que puedes tener en tu vida, donde conocerte y relacionarte desde lo que eres a través de la expresión corporal, la música y el movimiento. Te invito a que formes parte de nuestro grupo de biodanza para que desarrolles y expreses todo tu potencial.

Si deseas, puedes conocer la oferta de clases, talleres y formaciones de biodanza que imparto accediendo al apartado

Javier de la SenBiodanza y sexualidad

Biodanza, ¿qué es y para qué sirve?

Una visión del Sistema de Biodanza Javier de la Sen

¿Te has preguntado alguna vez Biodanza qué es y para qué sirve? ¿qué papel cumple el movimiento en tu vida? ¿Te has planteado por qué no consigues los objetivos que te propones? ¿Sabías que tu forma de moverte y de relacionarte con los demás expresa los patrones y creencias que te impiden alcanzar tus objetivos?

La forma de movernos refleja nuestras emociones y creencias, nuestros patrones de pensamiento y nuestro carácter. Moviéndonos de un modo integrado, orgánico y preciso en sincronía con las músicas de biodanza generamos una serie de emociones y sentimientos por las cuales podemos cambiar nuestra vida, alcanzar nuestros objetivos y por tanto, liderar nuestros proyectos. El Sistema Javier de la Sen de Biodanza es una manera de acceder al inconsciente y liberarlo de las creencias que hacen que las cosas de la vida se nos resistan conseguir.

En la medida en que nos movemos de modo orgánico y natural, conscientes de para qué hemos de movernos del modo propuesto por este sistema de biodanza y el modo de movernos que teníamos, desarrollamos una mayor energía para la acción, potenciamos nuestra sensibilidad, aumentamos nuestra fuerza interior, la creatividad y desarrollamos las cualidades masculinas y femeninas imprescindibles para alcanzar nuestros objetivos. Este nuevo modo de movernos y de relacionarnos en conexión con las músicas de biodanza, que es una música precisa nos permitirá tener una óptima relación de pareja, superar los problemas cotidianos y llegar a un alto nivel de conexión con la parte más profunda de uno mismo y la de los demás. La semántica de las músicas de biodanza es clave para obtener estos resultados.

¿Qué es lo que la biodanza activa?

Las clases de biodanza recuperan, mejoran y consolidan nuestros movimientos orgánicos y naturales, nuestra calidad de vida y la existencia cobra una dimensión mucho más amplia, renovada y exitosa. Cuanto mejor realicemos los ejercicios de biodanza potenciaremos más la creatividad, la comunicación, y mejorarán todas las áreas de nuestra vida.

Biodanza Javier de la Sen activa la transformación personal al hacer consciente lo inconsciente mediante movimientos naturales, orgánicos  y coherentes que integran cuerpo, mente, emoción y espíritu. De este modo Biodanza activa y mejora todas las áreas de la vida: trabajo, dinero, pareja, salud, ocio y tiempo libre, amistades, familia y autorrealización al transformar los patrones y creencias limitantes para que la persona pueda liderar su vida.

El Sistema de Javier de la Sen de Biodanza activa y desarrolla la identidad humana mediante ejercicios de biodanza que potencian la vitalidad, la creatividad, la afectividad, la integración de las cualidades masculinas y femeninas, la trascendencia, la conciencia, la expresión de los instintos, la expresión de las emociones y la expresión de los sentimientos. Estos ejercicios de biodanza están asociados a unas músicas determinadas. Las músicas de biodanza tienen una estructura que inciden en el sistema límbico, ayudan a la autorregulación de las emociones y aumentan la neuroplasticidad cerebral siempre y cuando vayan de la mano de la realización adecuada de los ejercicios de biodanza. La sincronización entre la música y el movimiento permitirá generar profundas emociones y sentimientos que contribuirán a realizar saltos cuánticos en nuestra vida. De este modo, biodanza activa la sincronización del hemisferio izquierdo y derecho del cerebro, lo que permite realizar acciones creativas y mejorar la toma de decisiones para crear la vida que deseamos vivir; por este motivo nos referimos a Biodanza Javier de la Sen como la danza de la vida.

Biodanza la danza de la vida se inspira en los últimos avances de la neurociencia cognitiva. Además, en las clases de biodanza se aplican herramientas de coaching, para descubrir las creencias limitantes, de gestalt, para elaborar y cerrar situaciones, de mindfulness, para aprender a habitar el presente y autoconocerse, y de sanación del niño interior para realizar los cambios que queremos dar a nuestra vida. Este enfoque multidisciplinar está orientado a la toma de conciencia y a la asunción de responsabilidad para que la persona logre una mayor identidad al potenciar su desarrollo físico, emocional, mental y espiritual.

Los ejercicios de biodanza asociada a la música de biodanza del sistema Javier de la Sen liberan a la mente del control de los personajes a los que jugamos, así como de las creencias y patrones de pensamiento limitantes. Se mejora el bienestar físico, mental y emocional, y se alcanza una mayor claridad, apertura de miras y expansión de conciencia. El resultado es la puesta en marcha de procesos creativos, la comunicación auténtica, el aumento de la autoestima, el incremento de la seguridad y de la confianza para afrontar y gestionar los cambios, eliminar el estrés y vivir la vida con éxito.

Biodanza te permite ver el mundo a través de los ojos de tu verdadera esencia en lugar de hacerlo desde las distorsionadas gafas de las máscaras y las sombras de los personajes que nos habitan. Además te propone la reconciliación con tu ser y la celebración de la Vida.

¿Para qué sirve la Biodanza?

Las clases de biodanza Javier de la Sen aportan a los participantes múltiples beneficios como veremos líneas abajo. Estos beneficios ayudan a la comprensión del mundo interno de las personas y a la conexión con la vida que late dentro y fuera de ellas.

¿Para qué sirve la Biodanza a nivel corporal?

Los ejercicios de biodanza realizados en profunda sincronía con las músicas de biodanza sirven para:

  • Desarrollar las cualidades físicas básicas y las destrezas motoras.
  • Mejorar la relación cuerpo, mente y emociones.
  • Inducir vivencias que tienen un efecto regulador de la actividad
  • neurovegetativa.
  • Reducir la posibilidad de contraer enfermedades al mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Regular la actividad de los órganos y los sistemas internos.
  • Mejorar el equilibrio homeostático, el sistema inmunológico y el límbico-hipotalámico-cortical.
  • Restablecer el equilibrio psicofísico.
  • Reducir el estrés, la ansiedad y las tensiones orgánicas y musculares.
  • Mejorar la capacidad autoinmune del organismo, con lo que refuerza las defensas.

¿Para qué sirve la Biodanza a nivel psicológico?

Los ejercicios realizados en las clases de biodanza activan:

  • La claridad de ideas y fomenta pensamientos constructivos.
  • La amplitud de miras para tomar decisiones acertadas.
  • El cambio de programas mentales y creencias limitantes.
  • A desapegarnos de situaciones, personas e ideas que nos condicionan.
  • El bienestar mental.
  • La propia aceptación de lo que sentimos y somos, y la aceptación delos demás.
  • La conexión con el aquí y el ahora.
  • El autoconocimiento.
  • El autodescubrimiento para despertar la toma de conciencia.
  • La automotivación y la autoconfianza.
  • La gestión de las emociones.
  • La empatía y la comunicación.
  • Las habilidades sociales.
  • El equilibrio psicosomático.
  • La autoestima.
  • La sanación del inconsciente y del niño interior.
  • La personalidad sana y nos aleja de los trastornos de la personalidad.
  • La coherencia individual.
¿Qué es la biodanza?

¿Para qué sirve la Biodanza a nivel vital?

Los ejercicios de biodanza realizados en perfecta sincronización con las músicas de biodanza tal y como ofrece biodanza Javier de la Sen sirven para: 

  • Hacer consciente la relación entre el modo de ver la vida y el modo de moverse.
  • Aportar ganas de vivir.
  • Mejorar las experiencias que atraemos.
  • Mejorar las relaciones interpersonales.
  • Reconectar con nuestra Identidad.
  • Desarrollar las líneas de vivencia de la vitalidad, de la creatividad, de lo masculino y de lo femenino, de la sexualidad, de la afectividad, de la trascendencia y del plano de la conciencia.
  • Favorecer la expresión y liberación de las emociones.
  • Integrar las actitudes masculinas y femeninas para aumentar nuestro rendimiento en cualquier área de la vida.
  • Desarrollar la intuición.
  • Ayudar a transformar las debilidades en fortalezas y las amenazas en oportunidades.

En definitiva Biodanza Javier de la Sen es una disciplina pionera que puede ayudar en gran medida al ser humana a lograr un mayor bienestar físico, emocional, mental y espiritual desde el movimiento, la música y la conciencia; y lo más importante es un sistema de transformación personal y social.

Puedes estudiar Biodanza Javier de la Sen con el Instituto Internacional de Biodanza (I.I.B.) situado en Travesía Erillas, 24 de Moralzarzal (Madrid) de modo presencial o a distancia, mediante los cursos de formación de profesores que ofrece este instituto. Con la metodología y sus vídeos de biodanza, aprenderás cómo hacer una sesión de biodanza y notar los beneficios de biodanza desde el primer momento.

El Instituto Internacional de Biodanza ofrece clases de biodanza, talleres de biodanza y formación de profesores del sistema de Biodanza Javier de la Sen a todos aquellos profesionales de la salud, psicólogos, terapeutas, coaches, formadores, profesores, trabajadores sociales y personas interesadas en el desarrollo personal.


Javier de la SenBiodanza, ¿qué es y para qué sirve?

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el potencial creativo

Para el Sistema Javier de al Sen de Biodanza el potencial creativo es la capacidad que todo ser humano tiene de volverse a generar a sí mismo desaprehendiendo las creencias y actitudes limitantes aprehendidos, que le alejan de su plenitud existencial para desarrollarse con los pies en la tierra como un ser libre, capaz de mejorar todas las áreas de su vida.

Los factores que actualmente impiden que el ser humano se realice como tal son de índole científica, política, económica y religiosa. Estos cuatro paradigmas condicionan la expresión plena del potencial creativo. La ciencia hace ver lo que es verdad y lo que no lo es, la política determina lo que es correcto y lo que no, la economía condiciona lo que podemos hacer y lo que no podemos hacer, y la religión inculca lo que debemos creer y lo que no debemos creer.

Este sistema de Biodanza permite hacer consciente las creencias condicionadas por cada uno de estos cuatro paradigmas. El objeto de este sistema es posicionarnos en el sentir por las experiencias vividas y no en las imágenes establecidas en la mente por dichos paradigmas. De este modo, las personas se ven a sí mismas, ven la vida y el mundo que les rodea desde una perspectiva nueva, más amplia y más clara, y descubren las infinitas posibilidades que tienen de sentirse realizadas.

Los ejercicios que propone el Sistema Javier de la Sen para el desarrollo del potencial creativo pasan por cuatro momentos fundamentales. Un primer momento consiste en recuperar las primeras manifestaciones creativas que fueron bloqueadas durante la infancia y recuperar el niño interior que todos llevamos dentro,

En un segundo momento los ejercicios propuestos van en la línea de integrar los aspectos yin y yang que son la base de la vida: la sensibilidad, el amarse, el cuidarse, la fuerza interior, la superación, la capacidad de luchar por lo que uno quiere entre muchos otros aspectos de esta polaridad indicada.

En un tercer momento este Sistema de Biodanza propone ejercicios para el desarrollo de la expresión de las emociones y la comunicación de las mismas, para entrar después en un cuarto momento donde se consolida el potencial creativo mediante la elaboración de un acto creativo. No podemos llegar a este último acto sin haber pasado por los tres momentos anteriores.

Todos los ejercicios propuestos en una sesión del Sistema Javier de al Sen de Biodanza para el desarrollo del potencial creativo han de estar escogidos en relación a la naturaleza del acto creativo final. Este acto consiste en una elaboración pictórica, poética, escultórica o coreográfica, no desde lo bonito o lo aceptado como entiende la cultura, sino un acto creativo surgido “desde las tripas”, desde el proceso emocional y psicomotriz vivido en los tres momentos previos indicados líneas arriba.

Por tanto, no es conveniente saber pintar, escribir, esculpir o bailar para experimentar una sesión del potencial creativo, sino dejarse llevar y dejar nacer lo mas auténtico que cada ser humano lleva en su interior, su potencial creativo, alejado de los cánones convencionales del arte.

La culminación del acto creativo no es el objetivo en si mismo sino el proceso experimentado a lo largo de la sesión. Este proceso permitirá a la persona reconstruirse, sentir y comunicar su plenitud existencial y desarrollarse como ser libre.

Javier de la SenEl Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el potencial creativo

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el potencial vital

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza desarrolla el potencial vital de las personas para que estas aumenten su sensibilidad hacia la vida, tengan fuertes motivaciones para vivir, dispongan de energía suficiente para realizar sus actividades cotidianas y superen las vicisitudes que puedan encontrar aprendiendo a gestionar sus emociones.

Este sistema de Biodanza enseña cómo aumentar el potencial vital. Para lograrlo trabaja con músicas precisas asociadas a movimientos naturales que desarrollan todas las capacidades psicomotrices, ofrece ejercicios que integran mente, emoción y movimiento, ejercicios que favorecen la expresión de los instintos y herramientas para el desarrollo emocional.

La correcta realización de todos estos ejercicios propuestos por el Sistema Javier de la Sen para potenciar la vitalidad mejoran las cualidades físicas básicas como la resistencia, la flexibilidad, la fuerza o la coordinación, y las actitudes internas ante la vida como la toma de decisiones, la apertura a nuevos enfoques existenciales, la capacidad de amar o de poner límites claros.

Los ejercicios pertenecientes al potencial vital están dirigidos a que las personas establezcan vínculos profundos y duraderos entre ellas desde la autenticidad, la confianza y la seguridad con el fin de lograr sanas relaciones humanas alejándose de este modo de la levedad, impermanencia y superficialidad de las relaciones humanas actuales.

Para lograr estos vínculos profundos y duraderos el Sistema Javier de la Sen de Biodanza ofrece multitud de ejercicios físicos para hacer consciente las creencias inconscientes que nos alejan a los unos de los otros, y aprender a gestionar las emociones con el fin de favorecer el desarrollo emocional.

Si el desarrollo emocional no va parejo con el desarrollo de la forma física no podemos hablar de que una persona que tenga una gran forma física tenga una gran sensibilidad por la vida o sea capaz de superar las vicisitudes que la vida le pone delante.

La educación física, los deportes y todas las disciplinas de crecimiento personal deberían acompañar en la misma intensidad el desarrollo físico y emocional de las personas, para que estás pudieran disfrutar de unas óptimas y saludables relaciones humanas.

Javier de la SenEl Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el potencial vital

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza y la técnica de Mindfulness

El sistema Javier de la Sen de Biodanza traslada la técnica de Mindfulness al movimiento orgánico y natural propuesto en cada uno de sus ejercicios en todas las sesiones que ofrece. El fin de esta herramienta consiste en que la persona lleve su atención plena a lo corporal.

Dado que este sistema de Biodanza brinda un amplio repertorio de ejercicios de vitalidad, creatividad, afectividad, trascendencia, de lo masculino y de lo femenino llenos de conciencia, la persona que al acabar cada ejercicio lleva su atención plena a lo corporal es capaz de conocerse a sí misma por lo que siente y no por la imagen o creencias que tiene de ella.

Este proceso de enfocar la conciencia a lo corporal permite que las personas puedan elaborar sus propios “darse cuentas”, cambiar las viejas pautas de comportamiento y de visión de la vida gracias a la riqueza y calidad de las emociones y sentimientos que experimentan al realizar la gran variedad de ejercicios propuestos en cada sesión.

Al aplicar la técnica de Mindulness al Sistema Javier de la Sen las personas se perciben a sí mismas por lo que son, no por lo que hacen, ni por lo que creen o por lo que tienen. De esta forma se aseguran el autoconocimiento de sí mismas y son capaces de vivir de una manera más saludable, sin enfermedades ni conflictos existenciales.

Esta Biodanza al permitir que fluya la vida por nuestras venas con la cantidad de ejercicios variopintos, orgánicos y naturales que propone desbloquea las tensiones mentales, emocionales y corporales que podamos albergar. Estas tensiones se forman como resultado de entregar nuestra esencia a los arquetipos culturales que nos encorsetan y provocan que tengamos una visión muy equivocada de nuestra propia naturaleza; por eso mismo, al llevar la conciencia a lo que sentimos a nivel corporal dejamos caer las corazas que limitan nuestra felicidad.

Por otro lado, el hecho de sentir las emociones tan intensas que se producen en el Sistema Javier de la Sen de Biodanza hace que las mismas perduren durante varios días y nos generen un “subidón” de alegría, seguridad y confianza que nos ayuda a vivir una vida plena en todos los órdenes.

Javier de la SenEl Sistema Javier de la Sen de Biodanza y la técnica de Mindfulness

El sistema Javier de la Sen de Biodanza y los saltos cuánticos de los sistema de creencias

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza enseña que todas las imágenes que se forma nuestra mente como resultado de la interacción con la cultura se pueden reducir a cuatro estados de la mente. Estos estados como ahora veremos limitan la vida y la autorrealización del ser humano.

Estos cuatro estados son:

  • El estado de lo único posible.
  • El estado de lo imposible.
  • El estado de lo necesario.
  • El estado del tal vez.

Este sistema de Biodanza enseña a las personas a que detecten, mediante los “darse cuentas” experimentados al moverse y al relacionarse mientras se mueven, el estado en que se encuentra su mente, para que puedan liberarse con éxito de dicho estado y alcanzar los objetivos que persiguen.

El estado mental de lo único posible

Esta Biodanza enseña en qué consiste este estado de la mente que hace creer firmemente a las personas que lo único posible en la vida es lo que dicta la política, la ciencia, la religión y la economía. Cómo deben de comportarse, lo que es cierto y lo que no, en lo que deben creer y en lo que no, y a lo que pueden aspirar a ser si tienen dinero o si no lo tiene.

La persona que vive fielmente instalada en este estado de la mente, se convierte en uno más del montón, una persona que piensa, habla, se mueve y se relaciona como la cultura  -a través de la educación recibida- dicta que ha de hacerlo, por lo que jamás llega a realizarse, se acaba convirtiendo en una pieza más del engranaje social y mantiene el estatu quo.

La persona con este estado mental tiende a ser un salvador, una persona que empieza salvando a los demás y acaba salvando al sistema cultural, sin mirar jamás por sí misma, una persona que estará en el hacer, en lo que se debe de hacer, más que en el sentir, y menos aún en sentirse y escucharse a sí misma.

Sabemos que la cultura sólo quiere oídos para sí misma, y pretende con sus dogmas que el ser humano se olvide de sí mismo, que no piense por él ni en él, y que deje de sentir.

Consciente de esta realidad el Sistema Javier de la Sen de Biodanza ofrece ejercicios para que estas personas se escuchen a sí mismas, se instalen en el sentir, comiencen a mirar por sí mismas, y caigan en la cuenta de que su vida puede cobrar sentido salvándose a sí mismas, para dejar de poner el foco en la búsqueda desesperada del reconocimiento de los demás.

El estado mental de lo imposible

El Sistema de Javier de la Sen enseña como este estado de la mente hace creer firmemente a la persona que no va a conseguir lo que se propone. Las personas instaladas en este estado de la mente se restan a sí mismas. Personas que se niegan a ellas mismas de modo sistemático. Son personas que por lo general han sido y son criticadas por los demás, que se critican a sí mismas y que suelen criticar a los demás, convirtiéndose en verdugos implacables.

Son personas que cuando se proponen avanzar en serio aparece su verdugo interior para decirles que no pueden, que eso no es para ella, que no se lo merecen; por este motivo jamás consiguen lo que se proponen, es de este modo como su “verdugo” les quita la vida. Tal vez empiecen las cosas con mucha ilusión pero nunca acaban de lograr lo que se proponen.

Consciente del estado mental de lo imposible en algunas personas, el Sistema Javier de la Sen de Biodanza les propone ejercicios dirigidos a desactivar su verdugo interior, a aprender a aceptarse a sí mismas y a los demás y a sentirse amadas incondicionalmente y a sentir en lo más profundo de ellas que pueden lograr lo que se propongan.

El estado mental de lo necesario

Esta Biodanza enseña a detectar el estado en que la mente hace creer a las personas que no pueden ser ellas mismas y que su vida y sus decisiones están a merced de los demás. Estas personas necesitan del reconocimiento o del permiso de los demás para avanzar y ser ellas mismas.

Sin el consentimiento de los demás las personas atrapadas en este estado mental son incapaces de sostener sus decisiones pues dependen completamente de las reacciones de sus seres mas allegados; de este modo son los otros los que determinan lo que puede y lo que no puede hacer.

Las personas atrapadas en este estado de la mente, tienden a ser víctimas de los demás, por lo que están instaladas en la queja y en la justificación permanente. Creen que para ser ellas mismas y alcanzar sus objetivos dependen de sus seres más cercanos, y es por este motivo, que cuando empiezan a avanzar hacia el éxito surgen actitudes o reacciones de los otros en contra, echando por tierra el camino que han recorrido.

El SJS de Biodanza sensible también a este tipo de personas, les propone transitar hacia lo único posible, ser ellas mismas, proponiéndoles ejercicios que les hagan sentir profundamente ellas mismas y capaces de vencer la tendencia de su mente a estar a merced de sus seres queridos.

El estado mental del tal vez

Este sistema de Biodanza enseña también como hay otro estado de la mente que impulsa a las personas a no hacer nada por sí mismas para cambiar su vida, porque están convencidas de que ellas tienen suerte y que tarde o temprano la suerte les sonreirá.

Confían plenamente en que tal vez consigan lo que necesitan, pero lo cierto es que a veces lo consiguen y a veces no, de modo que no siempre consiguen lo que se proponen. Están a merced de las circunstancias.

El que estas personas deleguen en las circunstancias el cambio que precisan dar en sus vidas impide que desarrollen su poder personal y que confíen en sí mismas para lograr lo que precisan. De este modo tampoco pueden avanzar con pasos seguros hacia la consecución de sus objetivos, pues cuando las circunstancias les llevan hacia el logro aparecen otras que les echan por tierra el mismo.

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza propone a estas personas movimientos y herramientas para empoderarse y dirigirse con determinación hacia lo que desean conseguir, haciéndoles ver que es imposible seguir a merced de las circunstancias.

Javier de la SenEl sistema Javier de la Sen de Biodanza y los saltos cuánticos de los sistema de creencias

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza transforma las creencias limitantes

Alexander Lowen descubrió como las creencias limitantes, es decir, las imágenes u arquetipos culturales que alberga nuestra mente, creaban tensiones en el cuerpo al reprimir las sensaciones procedentes de él, o al obligar a las sensaciones corporales a someterse a las imágenes de la mente.

De este modo, sensaciones como el deseo sexual, la tristeza o la agresividad son reprimidas por la mente; o sensaciones como el amor, el miedo o la baja autoestima son sublimados respectivamente por la mente en un amor idílico, en una huida hacia delante o en largas horas de gimnasio.

Mientras no hagamos consciente las creencias que nos impulsan a reprimir o a someter las sensaciones que nacen de lo corporal, no podremos llevar una vida plena y en armonía; por el contrario, nos desesperaremos y enfermaremos porque no alcanzaremos nuestros deseos, y estaremos creando una realidad contraria a la que queramos vivir, dado que nuestros pensamientos y emociones crean la realidad. De ahí la urgencia de hacer consciente lo inconsciente.

El sistema Javier de la Sen de Biodanza, para evitar que la mente reprima o someta las sensaciones corporales a las imágenes de la mente, ofrece ejercicios sencillos y naturales con una elevada carga de vida cuya naturaleza permite sacar a la luz las imágenes mentales o creencias limitantes mediante la forma de movernos o de relacionarnos en movimiento.

Además, este sistema de Biodanza se apoya en herramientas de coaching y gestalt que se ofrecen tras cada sesión, para que las personas puedan integrar los “darse cuentas” que han tenido a lo largo de la parte práctica, y los “darse cuentas” obtenidos al responder las preguntas asociadas a cada uno de los ejercicios realizados en la sesión.

Después las personas reflexionan sobre estos “darse cuentas”, sacan sus conclusiones y los aplican en mejorar cada una de las áreas de su vida que desean cambiar. De este modo, cambian las viajas imágenes que formaban sus creencias limitantes con las que se identificaban y que frenaban su éxito, en nuevas imágenes llenas de vida, compromiso y plenitud.

Javier de la SenEl Sistema Javier de la Sen de Biodanza transforma las creencias limitantes

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el autoconocimiento

El ser humano es cuerpo, mente, emociones y espíritu. La mente se expresa en imágenes, el cuerpo en sensaciones y el espíritu se manifiesta vitalizando a ambos. Cuando las imágenes y las sensaciones encajan tenemos una vida sana e integra, el espíritu se hace presente y la energía de la vida fluye por nuestro cuerpo; por el contrario, cuando las imágenes y las sensaciones no encajan, ya sea porque la mente reprima a las sensaciones corporales o las obligue a someterse a las imágenes que tiene en su mente (arquetipos culturales negativos), obtenemos una vida alejada de la realidad, abocada a la enfermedad, al vacio, a la desesperación, a la desconexión con el espíritu y con la vida.

Por tanto, el primer paso que da el Sistema Javier de la Sen de Biodanza para que el ser humano integre mente y cuerpo es ofrecer ejercicios asociados a músicas precisas para bajar la conciencia a lo corporal, permitirnos sentir y aceptar nuestras emociones.

Las imágenes que tiene el ser humano en su mente alentadas por la cultura (ciencia, política, religión y economía) acerca de cómo debe ser la vida y con las que se identifica, no forman parte de su verdadera esencia.

Esas imágenes son patrones, creencias y paradigmas limitantes que ha ido haciendo propios, como resultado de la interacción con la educación cultural y el inconsciente colectivo.

Esas imágenes se expresan a través de las actitudes y los comportamientos de nuestros progenitores y de la familia, y se quedan grabados en nuestro inconsciente, condicionando la forma de movernos y de relacionarnos.

Si nuestra verdadera esencia que tiene que ver con la vida no son las imágenes que tenemos en nuestra mente, es necesario ser conscientes de que es lo que es la vida para saber quiénes somos.

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza ofrece cuatro herramientas para conocer a nuestra verdadera esencia. La primera de ellas es hacer consciente lo inconsciente, es decir, reconocer las creencias limitantes que surgen a la hora de movernos y de expresarnos. La segunda es aprender a gestionar las creencias limitantes dentro del diagrama cuántico para liberarnos de ellas, la tercera poner plena atención a lo que sentimos después de cada movimiento, y la cuarta sanar a nuestro niño interior.

Javier de la SenEl Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el autoconocimiento