El Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el potencial creativo

Para el Sistema Javier de la Sen de Biodanza el potencial creativo es la capacidad que todo ser humano tiene de volverse a generar a sí mismo desaprehendiendo las creencias y actitudes limitantes aprehendidos, que le alejan de su plenitud existencial para desarrollarse con los pies en la tierra como un ser libre, capaz de mejorar todas las áreas de su vida.

Los factores que actualmente impiden que el ser humano se realice como tal son de índole científica, política, económica y religiosa. Estos cuatro paradigmas condicionan la expresión plena del potencial creativo. La ciencia hace ver lo que es verdad y lo que no lo es, la política determina lo que es correcto y lo que no, la economía condiciona lo que podemos hacer y lo que no podemos hacer, y la religión inculca lo que debemos creer y lo que no debemos creer.

Este sistema de Biodanza permite hacer consciente las creencias condicionadas por cada uno de estos cuatro paradigmas. El objeto de este sistema es posicionarnos en el sentir por las experiencias vividas y no en las imágenes establecidas en la mente por dichos paradigmas. De este modo, las personas se ven a sí mismas, ven la vida y el mundo que les rodea desde una perspectiva nueva, más amplia y más clara, y descubren las infinitas posibilidades que tienen de sentirse realizadas.

Los ejercicios que propone el Sistema Javier de la Sen para el desarrollo del potencial creativo pasan por cuatro momentos fundamentales. Un primer momento consiste en recuperar las primeras manifestaciones creativas que fueron bloqueadas durante la infancia y recuperar el niño interior que todos llevamos dentro,

En un segundo momento los ejercicios propuestos van en la línea de integrar los aspectos yin y yang que son la base de la vida: la sensibilidad, el amarse, el cuidarse, la fuerza interior, la superación, la capacidad de luchar por lo que uno quiere entre muchos otros aspectos de esta polaridad indicada.

En un tercer momento este Sistema de Biodanza propone ejercicios para el desarrollo de la expresión de las emociones y la comunicación de las mismas, para entrar después en un cuarto momento donde se consolida el potencial creativo mediante la elaboración de un acto creativo. No podemos llegar a este último acto sin haber pasado por los tres momentos anteriores.

Todos los ejercicios propuestos en una sesión del Sistema Javier de al Sen de Biodanza para el desarrollo del potencial creativo han de estar escogidos en relación a la naturaleza del acto creativo final. Este acto consiste en una elaboración pictórica, poética, escultórica o coreográfica, no desde lo bonito o lo aceptado como entiende la cultura, sino un acto creativo surgido “desde las tripas”, desde el proceso emocional y psicomotriz vivido en los tres momentos previos indicados líneas arriba.

Por tanto, no es conveniente saber pintar, escribir, esculpir o bailar para experimentar una sesión del potencial creativo, sino dejarse llevar y dejar nacer lo mas auténtico que cada ser humano lleva en su interior, su potencial creativo, alejado de los cánones convencionales del arte.

La culminación del acto creativo no es el objetivo en si mismo sino el proceso experimentado a lo largo de la sesión. Este proceso permitirá a la persona reconstruirse, sentir y comunicar su plenitud existencial y desarrollarse como ser libre.

Javier de la SenEl Sistema Javier de la Sen de Biodanza y el potencial creativo