Biodanza con niños

Una nueva forma de entender la relación hijos y alumnos por parte de los padres y profesores se hace necesaria en la sociedad en la que vivimos, con el fin de evitar situaciones como el fracaso escolar, la violencia infantil y de género, la ansiedad, y lograr una mayor integración social, personal y sobre todo una urgente educación emocional, para desarrollar individuos sanos y maduros, mediante el pleno desarrollo de sus potenciales genéticos.

La propuesta de Biodanza con niños es educar en el sentido etimológico de la palabra, es decir, sacar de dentro las capacidades humanas que cada niño o joven llevan dentro, y que en la mayoría de los casos quedan reprimidas por la cultura, la instrucción recibida y los patrones adquiridos desde la más tierna infancia, y que como es sabido, son el origen de las neurosis y patologías actuales. (Eric Berne).

La Biodanza con niños abarca desde prenatal hasta los 16 años y responde a un interés creciente de los padres por ser conscientes de los cambios que entraña traer un hijo al mundo y la responsabilidad de su educación; así como la de los educadores, por conocer las necesidades e intereses de los niños y su repercusión al llegar a la edad adulta.

La biodanza para niños sirve de guía a padres, educadores y profesores de biodanza a la hora de tratar a los niños y jóvenes, de elaborar propuestas motrices y emocionales adecuadas a su nivel de desarrollo en cualquier ámbito: colegios, centros de integración, asociaciones, en el propio hogar, como preparación para traer niños al mundo, con el fin de complementar las propuestas educativas que se ofrecen en la familia y en las aulas.

Si los padres y educadores respetan y potencian las actitudes que emergen en cada etapa del desarrollo a nivel corporal, emocional y mental los niños crecerán íntegros y saludables. Estos niños se convertirán en adultos con valores humanos, capaces de afrontar y superar las vicisitudes con coraje para alcanzar sus objetivos y realizar los cambios para lograr una sociedad más justa, consciente y solidaria.

La biodanza con niños se trabaja con franjas de edad muy precisas debido a las características tan singulares de cada una de ellas. Esto supone un reto y un conocimiento profundo por parte del profesor de biodanza de las características psicomotrices de cada franja de edad, de la música de biodanza para niños y de los ejercicios de biodanza para niños de cada edad.

Biodanza con niños de Prenatal

Esta franja de edad comprende de los 0 a los 9 meses de vida y es clave para la formación de la futura personalidad del niño. Se divide en 6 etapas, cada una de las cuales tiene ejercicios de biodanza para niños correspondientes a cada etapa del desarrollo embrionario: pre–concepción, concepción, post-concepción, activación, pre-nacimiento, nacimiento y compromiso con la vida.

En cada una de estas etapas se construye los diferentes rasgos de la personalidad del ser humano; de modo que los ejercicios deberán estar elegidos en relación a cada uno de los rasgos de personalidad que se estén formando. El objetivo será fortalecer la identidad del niño, que a su vez fortalecerla la personalidad de los padres y la relación entre ellos y su hijo.

Los ejercicios de biodanza prenatal irán dirigidos a los padres, que al entrar en vivencia transmitirán los estados de ánimo asociados a cada ejercicio a su hijo, con el fin de ayudarle en su desarrollo corporal, emocional, mental y espiritual para afrontar la vida con éxito.

Biodanza con niños de infantil

La biodanza con niños en edad infantil se organiza también en diferentes etapas. Los tiempos ofrecidos están referidos a partir del momento del nacimiento.
Biodanza con niños de 0 a 12 meses. En esta etapa el profesor de biodanza deberá primar el contacto amoroso de sus padres con el niño, facilitar al pequeño la exploración, estimular los reflejos automáticos, favorecer los juegos y las protovivencias con músicas de biodanza para niños de esta edad.

Biodanza con niños de 1 a 2 años. En esta edad el profesor de biodanza favorecerá con ejercicios de biodanza la independencia, la autoestima, la seguridad, losmvínculos, al desplazamiento, el lenguaje, la expresión, la socialización del niño y su autonomía con las protovivencias de vitalidad, creatividad, afectividad, sexualidad y trascendencia.

Otras franjas de edad dentro de la biodanza infantil son las que van de los 2 a los 3 años y de los 4 a los 6 años. En estas edades el profesor deberá tener en cuenta el desarrollo neurológico, cognoscitivo, psicomotor, artístico, lingüístico o socio-afectivo para seleccionar los ejercicios y las músicas de biodanza para estas edades.

Biodanza con niños de primaria

Esta etapa que abarca de los 6 a los 12 años precisa también un tratamiento específico por franjas de edad: de 6 a 7 años, de 7 a 8 años y así, respectivamente hasta los 12 años. Es necesario llevar la biodanza a los niños con ejercicios y músicas de biodanza para niños de estas edades y no llevar la biodanza de los adultos a los niños con la que no se identifican y tampoco se respeta su psicomotricidad.

En estas franjas de edad es necesario trabajar la biodanza con cuentos propios de cada edad. Los cuentos deberán incluir personajes que recojan y transformen las debilidades de carácter para transformarlas en actitudes constructivas. Estas debilidades podrán ser descubiertas con la ayuda de padres y tutores.

Como ya sabemos, será necesario escoger los ejercicios de biodanza y las músicas de biodanza acordes a cada edad, teniendo en cuenta el desarrollo integral de cada una de ellas.

Es importante que los niños de estas edades disfruten a través de los “cuentos biodanzados” de su psicomotricidad, del dar y recibir afecto, de la amistad, la solidaridad, de la incorporación de sus iniciativas creativas o del respeto por los compañeros y de las normas de la sesión de biodanza como forma de trabajar la autodisciplina.

Biodanza con niños de secundaria

Esta etapa abarca de los 12 a los 16 años. En ella el profesor de biodanza deberá desarrollar las cualidades físicas básicas y las destrezas motrices con los ejercicios de biodanza de la línea de la vitalidad; también deberá trabajar la valoración, la aceptación de sí mismos con sus cambios corporales y la pertenencia al grupo de iguales mediante ejercicios de biodanza de la línea de la afectividad; las cualidades masculinas y femeninas habrán de ser potenciadas con ejercicios de biodanza que desarrollan estas cualidades y lo más importante, deberá de enseñarles a gestionar sus emociones con el proceso simplificado de sanación del niño interior de biodanza.

Javier de la Sen Profesor Didacta de Biodanza    

Javier de la SenBiodanza con niños